Anclas de Carrera

Representan aquello a lo que aspiramos en el desarrollo de nuestra carrera profesional, en base a nuestros talentos, capacidades, motivaciones, prioridades, ética personal y valores auto percibidos.

Value Drivers recoge la tipología de las Anclas de Carrera desarrollada por Edgar Schein, psicólogo y docente norteamericano, experto en desarrollo organizacional.

Schein las llamó “anclas” porque “jalan” del individuo, de manera que su trayectoria profesional sea congruente con sus valores, motivaciones y capacidades. Es decir, actúan como fuerzas impulsoras y también restrictivas, respecto de las decisiones y elecciones de carrera. Cuando el ambiente laboral satisface sus necesidades, le permite desarrollar sus capacidades y es acorde con su ética personal, la persona se mantendrá anclada en la organización. Mientras que si se ve obligada a transgredir sus valores, y sus necesidades no son satisfechas, será “jalada” hacia algo más congruente.

Podemos considerar al ancla de carrera como el interés y el valor a los que la persona no renunciará cuando debe hacer una elección. De hecho, el ancla propia puede no ser muy visible hasta que uno enfrenta una disyuntiva.

Conocer las anclas de carrera nos permite:

  • Identificar las áreas de desarrollo profesional que son relevantes para cada uno de los miembros de nuestro equipo.
  • Crear un contexto laboral que potencie el desarrollo de cada una de las personas que laboran en nuestra empresa.
  • Favorecer el bienestar psicológico de cada uno de nuestros colaboradores. En consecuencia, cada uno brindará su mejor aporte y disminuirán el estrés, la frustración y el ausentismo laboral.
  • Gestionar de manera efectiva a cada miembro del equipo, gracias a comprender aquello que cada uno desea para su carrera, y los criterios de éxito mediante los cuales se evalúa a sí mismo.

Aunque las condiciones económicas de puesto laboral sean excelentes, si las condiciones en general no son acordes con las aspiraciones de la persona, ésta se encontrará frustrada y aumentan las posibilidades de que sufra el síndrome de burn out y de que busque nuevas oportunidades laborales.

Por el contrario, quien tiene un trabajo alineado con sus sueños profesionales, donde sus expectativas están en sintonía con los objetivos y valores de la organización, se encuentra “anclado” a su trabajo y no lo abandonará fácilmente.

Value Drivers identifica 8 Anclas de Carrera:

Cada individuo tiene un ancla principal que determina la orientación que seguirá su carrera.

De las 3 variables que identifica Value Drivers, es la más cambiante, pudiendo variar a lo largo de nuestra vida, debido a las circunstancias y nuevas experiencias. Pero en el presente, aquella ancla que sea la primordial, juega un rol crítico en nuestra carrera profesional, afectando también nuestra vida personal.

Queremos señalar que aunque algunas anclas de carrera suelen encontrarse más en algunas profesiones, un mismo puesto de trabajo puede satisfacer diferentes necesidades y permitir la expresión de una variedad de habilidades. Por ello resulta valioso para la jefatura conocer las anclas de carrera de sus colaboradores.

Explicaremos a continuación los intereses, capacidades y valores que caracterizan a las personas según cuál sea su ancla principal.

Competencia Técnica Funcional

El principal interés de las personas guiadas por esta ancla es ser especialista dentro de su área de experticia. Tienen vocación por aquello que hacen y dedican gran parte de su tiempo a formarse para especializarse y posicionarse como experto.

Su identidad profesional se fundamenta en la especialización adquirida, la que les proporciona una alta confianza en sí mismos.

Les complace mucho que su trabajo les permita asumir retos y desarrollarse en su área de especialización. Por el contrario, pierden interés cuando el trabajo no les permite ejercer sus habilidades.

Guían su trayectoria profesional, decidiendo y eligiendo en base a los contenidos técnicos o funcionales de los trabajos que desempeñan, ya que están más interesados en el contenido de su trabajo  que en el ambiente laboral.

En concordancia con ello, no les interesan las tareas de dirección, ni les atrae el mando en sí mismo. Pueden aceptar dirigir a otros dentro de su especialidad y asumir responsabilidades gerenciales dentro de su área -técnica o funcional- de competencia. En otras palabras, si aceptan una posición de mando, lo hacen por conseguir una promoción en su especialidad. Pero no desean asumir una posición gerencial si ello implica renunciar a su área de competencia.

Dirección General

El interés fundamental de las personas movidas por esta ancla es coordinar los esfuerzos de otras personas, articular y mantener integradas las diferentes funciones de una organización y ser responsable de los resultados globales

Se encuentran fuertemente orientados a resultados y suelen ocupar de manera natural, el rol de líder de su equipo.

Ambicionan ascender en la organización para incrementar su peso, influencia y responsabilidades. Desean ser responsables de las principales decisiones y que su participación sea imprescindible para el éxito de la empresa. 

Su meta final es la gerencia  general. Miden su éxito personal de acuerdo a su evolución en la empresa, y considera el triunfo de la organización como propio.

Un puesto de alta dirección requiere múltiples competencias que, quienes son dirigidos por esta ancla, disfrutan desarrollando:

  • Analíticas.
  • Interpersonales. Para relacionarse con otros y manejar grupos: comunicación asertiva, negociación, oratoria, solución de conflictos, etc. 
  • Emocionales. Para manejar poder y altos niveles de responsabilidad.

Además, desarrollan competencias en varias áreas funcionales, pero no suelen especializarse en ninguna de ellas. Los puestos técnicos los consideran etapas en el camino hacia la gerencia general.

Autonomía

El principal interés y necesidad de quienes son guiados por esta ancla de carrera es trabajar “a su manera”.  Es decir, de acuerdo a su propio estilo, programa, ritmo y hábitos, definiendo por sí mismos su trabajo, ejerciendo sus funciones con libertad y decidiendo de acuerdo a su propio criterio.

Cuando trabajan en una organización, se sitúan en puestos donde tienen cierta autonomía, tales como investigación y desarrollo, ventas, procesamiento de datos, análisis financiero, etc.

Solo perduran en empleos que les otorguen flexibilidad sobre cómo y cuándo trabajar, con la mayor libertad posible respecto a reglas, procedimientos, horarios. Trabajan bien por objetivos y liderando equipos, siempre que tengan libertad de planificación y de actuación.

Por el contrario, se resisten a la supervisión cercana y a seguir reglas externas y sufren cuando no tienen espacio para tomar sus propias decisiones y cuando se les obliga a someterse al dictado de otra autoridad.

Pueden rechazar una promoción, con tal de mantener su autonomía. Y llegan incluso a renunciar a un trabajo, antes que renunciar a administrar su tiempo o a su manera de hacer las cosas. Tampoco aceptan que su vida privada se vea restringida por la vida laboral. 

Estas personas disfrutan del teletrabajo, por la libertad que les otorga. Otras alternativas que les permiten satisfacer su deseo de autonomía son el trabajar como consultor y establecer su propio negocio.

Seguridad /Estabilidad

Para quienes son movidos por esta ancla, su interés básico es tener una carrera profesional que les proporcione tranquilidad y un futuro predecible. Esta preocupación por la seguridad es fundamental y constante. Intentan evitar todo riesgo posible y no están dispuestos a sacrificar su seguridad en aras de mejores oportunidades.

Su necesidad de estabilidad puede expresarse en 3 aspectos:

  • Seguridad financiera: desean disponer de un nivel de ingresos que les permita vivir holgadamente en el presente y tener el futuro cubierto.
  • Seguridad geográfica: su seguridad se basa en el asentamiento geográfico. Desean echar raíces, estabilizar la familia e integrarse a la comunidad, sin sufrir traslados geográficos. 
  • Lealtad a una organización: su fuente de seguridad reside en pertenecer de modo estable a una organización, en la cual “echar raíces”. Encuentran satisfacción al identificarse y comprometerse con la empresa, aunque no ocupen un cargo importante. 

Tener un plan para el futuro les aporta tranquilidad y estabilidad psicológica. Por el contrario, la falta de estabilidad profesional les genera estrés, sufrimiento y ansiedad.

Evitarán arriesgarse laboralmente, aunque el cambio signifique un reto y mayores oportunidades.

Su carrera profesional es guiada por la búsqueda de seguridad y estabilidad en el trabajo y que el futuro sea predecible. Buscan trabajos que les aseguren un ingreso fijo y un futuro estable, que cuenten con buenos beneficios, prestaciones y programas de retiro. No cambian fácilmente de trabajo. Y si por su talento, alcanzan un alto nivel en la organización, preferirán aquellos trabajos que se mantienen constantes y con un desempeño predecible. 

Creatividad  Empresarial

El interés primordial de las personas guiadas por esta ancla de carrera es crear algo propio. Les impulsa la necesidad de inventar, desarrollar o formar algo por su cuenta: un negocio, una idea, un producto, una organización. Algo que sea el fruto de sus esfuerzos y una extensión de sí mismos. Para ellos, el trabajo es un eje motor muy importante en sus vidas.

Son personas creativas, proactivas y visionarias; que apuestan por una idea en la que creen, asumen los riesgos que ello implica y están dispuestas a superar las dificultades que aparezcan en el camino. Son capaces de encontrar soluciones allí donde otros solo ven obstáculos.

Si trabajan en una organización, necesitan que se les otorgue libertad para crear, para desarrollar sus ideas originales e innovadoras y para ofrecer nuevas soluciones. No les gustan las organizaciones tradicionales y solo trabajan en ellas el tiempo necesario para adquirir los conocimientos que requieren para poner en marcha su propio negocio.

Lo que les motiva a formar un negocio es la necesidad de crear o formar algo, a diferencia de las personas guiadas por el ancla autonomía, a quienes les mueve su necesidad de ser libres y auto determinados.

Por ello, cuando el crecimiento y éxito del emprendimiento, les demanda funciones directivas, los emprendedores movidos por esta ancla, suelen dar un paso al costado y delegar estos roles o retirarse del negocio; para continuar desarrollando su espíritu innovador.

Servicio a una Causa

Las personas dirigidas por esta ancla de carrera buscan la realización profesional en trabajos que generen algo valioso para los demás y para el mundo en que viven. Desean trabajar en pos de algún valor, algo que ayude a otros y haga del mundo un lugar mejor donde vivir.

Se enfocan en la resolución de problemas y desarrollan habilidades para dialogar y trabajar en equipo. Esto lo valoran muchísimo, al igual que brindar ayuda a los demás y, en el ámbito organizacional, el servicio al cliente.

Prefieren empleos que implican brindar ayuda y profesiones asistenciales, tales como: trabajo social, psicología clínica y comunitaria, medicina, enfermería, enseñanza académica. Y cuando se dedican al área comercial o marketing lo hacen en empresas B y emprendimientos asociados a causas que consideren nobles y justas.

Para ellos es muy importante ser fiel a sus ideales y a su ética personal. Por lo mismo, valoran enormemente la ética de las empresas donde trabajan. En consecuencia, no aceptarán trabajar en una organización que sea contraria, o incluso indiferente, a sus valores. También rechazarán un empleo que vaya en contra de su ética, porque estar ahí les generaría una lucha interna que les agota mentalmente.

Las decisiones sobre su desarrollo profesional las toman en función de mejorar el mundo de alguna manera. Preferirán oportunidades que les permitan continuar trabajando en y para su causa, aunque para ello tengan que cambiar de empleo. Y al contrario, rechazará una promoción o transferencia que no les permita seguir trabajando para su causa.

Desafío Puro

Para las personas guiadas por esta ancla de carrera, su interés primordial es el reto, en sí mismo. Son impulsadas por los desafíos, para demostrar sus capacidades, sobreponerse a obstáculos y resolver problemas difíciles. Disfrutan compitiendo y ganando a oponentes difíciles y conquistando todo, y a todos.  Para ellos, vencer las dificultades es incluso más importante que el área donde aquella se produzca y las habilidades requeridas. Consideran que han logrado el éxito cuando han superado retos titánicos, que parecían imposibles.

El desafío puede ser en términos interpersonales. Por ejemplo, si se dedican a las ventas, percibirán cada contacto con un potencial cliente como una contienda a ganar.

Su trayectoria profesional es dirigida por la búsqueda de desafíos que pongan a prueba sus capacidades. A medida que progresan, buscarán empleos y proyectos cada vez más desafiantes. Son personas proactivas, que buscan constantemente nuevas oportunidades e ideas; y que disfrutan saliendo de su zona de confort.

Necesita una carrera laboral que le ofrezca diversidad. Les aburre lo fácil y se sienten estancados en empleos rutinarios y monótonos. Puede motivarles la gerencia general por la variedad e intensidad de desafíos que brindan las situaciones empresariales.

Les interesa más buscar la novedad, la variedad y el reto que volverse expertos en algo. La adrenalina que experimentan al implicarse emocional e intelectualmente con un nuevo objetivo o proyecto, agudiza sus talentos y su ingenio, y les estimula para desarrollarse profesionalmente.

Estilo de Vida

La necesidad primordial de las personas guiadas por esta ancla de carrera es compatibilizar y armonizar los principales aspectos de su vida, sus diferentes intereses vitales. No desean ni que los asuntos familiares, ni los profesionales, lleguen a dominar sus vidas.

Su sentido de identidad está ligado a su estilo de vida, es decir, a cómo viven la totalidad de su existencia y a su desarrollo como persona. Y no, a su puesto, trabajo u organización. El trabajo es importante para ellos, pero no más que su familia.

Desean un trabajo que les permita mantener el balance, disfrutando de su hogar, de sus seres queridos y de sus intereses personales. Por tanto, preferirán un trabajo y una organización, que sean flexibles y les permitan adaptar el trabajo a sus necesidades y no al revés.

Valoran que la organización exprese respeto por los individuos y sus asuntos familiares y que le brinde opciones para compatibilizar la vida familiar y personal con la laboral. Opciones tales como: horario de trabajo flexible, viajar con la familia a seminarios, días sabáticos, etc.  Por el contrario, se resistirán a aquellas promociones o transferencias que pongan en peligro este equilibrio.

En resumen, el ancla de carrera guía la experiencia laboral:

  • identificando el área en que deseamos contribuir a largo plazo,
  • clarificando el tipo de ambiente en el que deseamos trabajar y
  • generando criterios  con los que nos mediremos a nosotros mismos.

Integrar su orientación de carrera a sus valores y estilo de pensamiento, le permitirá lograr alinear estos aspectos y alcanzar la efectividad personal y profesional.

Aprende más sobre: